Teoría de la Preferencia por la Liquidez

por Val

en Empresas y Negocios,Finanzas

El futuro es incierto y cuando se considera la incertidumbre, la teoría de las expectativas puras debe ser modificada. A modo de ilustración, consideremos una situación en la cual se espera que las tasas a corto plazo permanezcan sin cambio en el futuro. En este caso, la teoría de las expectativas puras indica que los bonos a corto y a largo plazo proporcionarán rendimientos iguales.

La teoría de la preferencia por la liquidez, por otra parte, mantiene que los bonos a largo plazo, bajo esta condición, reditúan más que los bonos a corto plazo por dos razones:

1) En un mundo de incertidumbre, los inversionistas generalmente preferirán mantener valores a corto plazo, ya que son más líquidos en el sentido de que pueden ser convertidos en efectivo con menos peligro de pérdida del principal. Los inversionistas aceptarán rendimientos más bajos sobre valores a corto plazo.

2) Los prestatarios reaccionan exactamente en forma opuesta a la de los inversionistas (los prestatarios de los negocios generalmente prefieren las deudas a largo plazo porque las deudas a corto plazo sujetan a la empresa al peligro de tener que reembolsar la deuda bajo condiciones adversas).

Las empresas están dispuestas a pagar una tasa de interés más alta, si se mantienen constantes las demás cosas, por los fondos a largo plazo que por los fondos a corto plazo.

Vemos, entonces, que las presiones sobre la oferta y la demanda (causadas por las preferencias de vencimientos de los prestamistas y de los prestatarios) tenderán a hacer que la curva de rendimiento adquiera una pendiente ascendente.

No se permiten comentarios

{ 1 trackback }

Artículo Anterior:

Siguiente Artículo