Fuentes de Financiación

por Val

en Créditos,Empresas y Negocios,Finanzas,Préstamos

La financiación consiste en conseguir medios financieros (dinero) para poder hacer frente a los gastos e inversiones que la empresa necesita para el desarrollo de su actividad. A la hora de seleccionar el instrumento más adecuado de financiación tendremos en cuenta el coste, el plazo de reembolso y la finalidad.

Dos tipos de financiación:

• Financiación Propia: son fondos que pertenecen a la empresa o sus propietarios. Tiene como ventajas que no supone ningún coste para la empresa, excepto el reparto de dividendos o beneficios entre propietarios. Los más usuales son:
o Recursos obtenidos mediante aportaciones de propietarios, en el momento de creación o constitución de la empresa.
o Subvenciones recibidas a fondo perdido de organismos públicos o privados.
o Autofinanciación de enriquecimiento: Beneficios de ejercicios anteriores no repartidos. Su destino es la realización de nuevas inversiones. Las genera la propia empresa.
o Autofinanciación de mantenimiento: amortizaciones y provisiones. Su objetivo mantener la capacidad económica de la empresa.

• Financiación Ajena: fondos que la empresa ha recibido de otras personas que no son los propietarios. Esta financiación supone un coste a través del pago de intereses y gastos o comisiones. Los más usuales son:
o Cobros anticipados y pagos aplazados
o Subvenciones de organismos públicos o privados reintegrables (se devuelven)
o Préstamos
o Empréstitos
o Créditos
o Descubiertos en cuenta
o Descuento de efectos o negociación de letras
o Leasing
o Renting
o Factoring
o Confirming

2. FUENTES DE FINANCIACIÓN AJENA

2.1. Cobros anticipados y pagos aplazados

La empresa puede financiarse aplazando pagos a sus proveedores y acreedores y anticipando cobros de clientes y deudores. Los plazos más usuales son 30, 60 y 90 días. Tiene como ventaja que el único coste es la posible pérdida de un descuento por pronto pago en las compras.

• Subvenciones de organismos públicos o privados

Sólo si son reintegrables, es decir, que hay que devolverlas. Su coste suele ser nulo o muy inferior al del resto de financiaciones ajenas, ya que utilizan intereses más reducidos a los del mercado.

2.3. Préstamos

Operación financiera mediante la cual una persona (prestamista) entrega a otra (prestatario) un capital a cambio de devolverlo junto con los intereses, mediante pagos periódicos, en un plazo de tiempo y una forma acordados. Suelen exigir garantías de dos tipos:

• Garantías Personales: patrimonio, ingresos anuales de las personas. Si la entidad financiera considera que no es suficiente, puede pedir un aval de otra persona que demuestre esa garantía adicional. Si el prestatario no paga al prestamista, lo hará el avalista.

• Garantías Reales: se basan en bienes reales cuantificables en dinero con los que el prestatario responde del pago de la deuda. Dos tipos:
o La hipoteca: cuando se garantiza la operación con los bienes inmuebles.
o La prenda: cuando se garantiza la operación con bienes muebles o activos financieros.

Los préstamos con garantía hipotecaria se instrumentan mediante escritura pública, mientras que el resto se hace mediante contrato o póliza de préstamo. El coste financiero está compuesto por los intereses (se pagan periódicamente), gastos de estudio y comisión de apertura (a la formalización del préstamo), corretaje (notario, fedatario) en el caso de préstamos personales y, además gastos de notaría y registro en el caso de préstamos hipotecarios. Suelen tener además gastos de cancelación (por cancelarlo antes de tiempo) esta comisión se paga sobre el capital pendiente. El préstamo hipotecario cuando finaliza conlleva gastos añadidos de notaría y registro ya que hay que volver a escriturar el inmueble.

El préstamo bancario lo utilizan las empresas cuando van a necesitar una cantidad exacta de dinero durante un tiempo determinado.

2.4. Empréstitos

Son grandes préstamos, que por su gran volumen se divide en pequeñas partes iguales llamadas obligaciones, bonos o pagarés, y permite la entrada de varios prestamistas, por lo tanto tiene mayores facilidades. Las emisiones de empréstitos están garantizadas por una o varias entidades financieras. Cada título tiene el mismo valor nominal y sobre ello se calculan los intereses que han de abonar.
La emisión puede ser a la par o baja la par, lo que se denomina quebranto de emisión y se utiliza para hacer más atractiva la emisión del empréstito. El precio en el momento de emisión se denomina precio de reembolso, y si es superior al nominal entre ambos es la prima de reembolso. Otro modo de hacer atractiva la emisión es establecer lotes, que son premios que se sortean entre los títulos que están sin amortizar, sobre los llamados títulos vivos.

Tanto los intereses como el precio de reembolso se puede hacer depender del IPC o del EURIBOR. En estos casos se dice que las obligaciones son indexadas o indizadas.

A veces los empréstitos pueden hacerse convertibles, que significa que el titular de las obligaciones puede, transformarlas en acciones. De esta forma se evita tener que rembolsar las obligaciones. Para ello, en el momento de la emisión del empréstito se debe especificar el ratio de conversión, es decir, el número de acciones a recibir por cada obligación convertible.

2.5. Créditos

Operación mediante la cual la entidad financiera pone a disposición del cliente dinero hasta una cantidad determinada (línea de crédito) y por un plazo de tiempo determinado quedando éste obligado a devolver la cantidad dispuesta al vencimiento.

Los gastos son: Intereses, (sobre las cantidades dispuestas), comisión de apertura (porcentaje que se abona en el momento de la apertura), comisión de disponibilidad (aplicado sobre los fondos disponibles no utilizados), comisión por excedidos (aplicado sobre el mayor fondo dispuesto que exceda del límite del crédito) y, corretaje (notario, corredor de comercio, fedatario público).

Se instrumentan a través de una cuenta corriente de la que el titular puede retirar dinero hasta la cantidad establecida para el crédito, también puede realizar ingresos. Se formaliza mediante una póliza de crédito o contrato en el cual el cliente queda obligado a devolver el saldo a favor de la entidad financiera al vencimiento pactado.

El crédito bancario es una operación útil para empresas que prevén que van a necesitar dinero en un periodo de tiempo determinado pero no saben en qué momento, ni cuánto necesitarán. La entidad sólo cobra intereses de las cantidades dispuestas en el momento.
La entidad suele realizar un estudio del negocio en el que se analiza la viabilidad de la actividad, solvencia económica, garantías, méritos del cliente, etc. Para lo cual necesita la aportación de algunos documentos acreditativos de ingresos o propiedades de bienes que garantice la operación (escrituras de propiedad, declaración del I.R.P.F., impuesto sobre Sociedades, libros o informes contables, etc.).

2.6. Descubiertos en cuenta

Hay descubierto en cuenta (cuenta de ahorro o cuenta corriente) cuando la cuenta de un cliente presenta un saldo a favor de la entidad financiera. Es una situación anormal y se produce cuando la entidad atiende algún pago por cuenta de un cliente que no tiene saldo suficiente en ese momento.

Los descubiertos en cuenta deben amortizarlos los responsables de la entidad (director o interventor), y se aceptarán solo si el cliente merece confianza a la entidad y por cantidades pequeñas de dinero. Esto es estar en “números rojos”.
El coste financiero de los descubiertos es muy alto y viene dado por los intereses durante el tiempo que tenemos el descubierto, y además cobran una comisión por descubierto.

2.7. Descuento de efectos o negociación de letras

Es un adelanto de la entidad financiera a las empresas del importe de las letras de cambio que ésta tiene que cobrar a sus clientes. La letra de cambio es un documento de crédito que sirve para aplazar un pago, en el que una persona (librador) ordena a otra (librado) a pagar una cantidad de dinero a un tercero (tomador o tenedor), en un plazo de tiempo estipulado.

Con el descuento de letras se puede disponer de este dinero en cualquier momento sin esperar al vencimiento de las letras. La entidad financiera se encargará de gestionar el cobro de las mismas.

Si llegado el vencimiento de las letras descontadas resultan impagadas, la empresa deberá devolver a la entidad el importe de las mismas junto con los gastos de devolución. Por tanto, la entidad financiera asume el riesgo de impago por lo que el descuento de efectos supone la concesión de un crédito hacia la empresa además de un servicio de cobro, por lo que tiene que establecer un límite máximo (línea de descuento) para poder descontar.

Las entidades cobran intereses por el dinero adelantado y comisiones por la gestión de cobro, además de los gastos de correo que ocasiona la operación.

2.8. El leasing

A través de un leasing, un empresario puede disponer del uso de un bien, mueble o inmueble, pagando una renta periódica a modo de alquiler con opción a compra por un tiempo determinado. La sociedad de leasing adquiere el bien y se lo alquila al empresario que se encargará también del mantenimiento. Una vez finaliza el contrato, tiene tres posibilidades: comprar el bien ejecutando la opción a compra por un valor residual similar a las cuotas mensuales, suscribir un nuevo contrato sobre el mismo material, o devolverlo a la entidad que se lo ha prestado.

Ventaja que el empresario obtiene una financiación sobre el 100% de la inversión. Se pueden financiar bienes muebles (maquinaria, vehículos industriales y comerciales, equipos de oficina, etc.) cuya duración mínima es dos años, y bienes inmuebles (oficinas, despachos, locales, etc.) cuya duración mínima es de diez años.

Tipos de leasing

• Leasing Financiero: Intervienen tres personas: usuario o arrendatario que tendrá el derecho de uso del bien; la sociedad de leasing o arrendador que adquiere el bien que necesita el usuario y lo cede por un tiempo determinado; el proveedor que vende el bien a la sociedad de leasing.
• Leasing Operativo: Operación de plazos cortos, entre uno y tres años, tiene valores residuales más altos que los de leasing financiero, por lo que no se ejerce la opción a compra. El arrendador amortiza el bien tras haberlo cedido en varias operaciones. Es el fabricante o distribuidor quien ofrece al usuario la posibilidad de financiar un bien a través del alquiler con opción a compra al término del contrato. Es el arrendador quien soporta la mayor parte de los riesgos técnicos y financieros.

Función del tipo del bien:

• Leasing Inmobiliario: tienen por objeto bienes inmuebles.
• Leasing Mobiliario: de bienes muebles.

Por el procedimiento de negociación:
• Leasing Directo: Empresa que necesita el bien, comunica a la empresa de leasing el bien que precisa.
• Leasing Indirecto: Fabricante o distribuidor de un producto ofreciéndolo al arrendatario o arrendador.

Por la funcionalidad financiera:
• Lease back o retroleasing: El propietario de un bien lo vende, obtiene liquidez y sigue utilizando el bien a cambio de una cantidad en concepto de arrendamiento. El arrendador compra un bien a un usuario que, después de un tiempo, se convierte en arrendatario.
• Leasing de exportación: Es el que realiza entre países para financiar la importación o exportación de bienes de equipo, etc.
Contrato: Debe quedar especificado el tipo de interés nominal y el TAE que afectará a la operación para la liquidación de los intereses, la periodicidad y fechas de devoluciones, comisiones y gastos, los derechos en cuanto a modificación del tipo de interés y su comunicación al usuario, derechos de un posible reembolso anticipado de cuotas. Deben quedar diferenciadas la parte que corresponda a la devolución del coste del bien y a los intereses de la operación, y el valor de la opción a compra o valor residual, así como el lugar y la fecha de la restitución del bien si no se ejerciera la opción a compra. El arrendatario corre con los riesgos técnicos y económicos: deberá abonar las cuotas, los impuestos y gastos, dar un uso adecuado al bien, dedicarlo a la actividad pactada y mantenerlo en perfecto estado. También está obligado a contratar un seguro que cubra al arrendador de posibles daños. No se le permite subarrendar el bien a terceros. Corre con los riesgos de impago de cuotas y de la devolución del bien si no se ejerce la opción a compra.

Ventajas:

• Financiación hasta el 100% del valor de adquisición del bien.
• Menor necesidad de circulante al ser soportado el IVA por la empresa leasing
• Permite acceder a la compra de bienes muy caros sin realizar gran desembolso.
• Idóneo para bienes con grado de obsolescencia o desfase tecnológico permitiendo usar las últimas novedades del mercado.
• La posibilidad de aplazamiento es superior a la compra a plazos. Financiación a medio y largo plazo.
• Permite la financiación de bienes sin aumentar el nivel de endeudamiento.
• Ventajas fiscales:

o Si no se ejerce la opción de compra se deducirán como gasto la parte de intereses y la parte de amortización. También se deducen las cuotas de recuperación del bien.
o Si se ejerce la opción de compra se puede utilizar la amortización acelerada.

2.9. El Renting

Consiste en un alquiler como el leasing, pero sin opción a compra. Alquiler de bienes a medio y largo plazo (4 ó 5 años), se paga una cuota periódica. El coste financiero suele incluir el seguro del bien, su mantenimiento que corre a cargo de la compañía de renting.

2.10. El factoring

Operación mediante la cual una empresa cede sus créditos comerciales (derechos de cobro de clientes) a una sociedad de factoring, y ésta prestará unos servicios:

• Investigación y análisis de la solvencia de clientes.
• Administración y contabilidad de las operaciones de cobro cedidas por la empresa.
• Cobro y cobertura de riesgos: se encarga de la gestión de cobro de las facturas de la empresa cedente, pudiendo eliminar el riesgo de impagados.
• Financiación: puede anticipar el importe de los derechos de cobro cedidos.
Inconvenientes: Coste más elevado que el descuento de efectos, además el factor suele rechazar los deudores con mala reputación y operaciones con vencimiento a más de 180 días.

Dos modalidades de factoring:
• Con recurso: no se trasmite el riesgo de impago al factor.
• Sin recurso: el factor asume el riesgo de impago de los derechos de cobro cedidos.
2.11. El Confirming

Consiste en gestionar los pagos de una empresa a sus proveedores, ofreciéndoles la posibilidad de cobrar las facturas con anterioridad a la fecha de vencimiento, con un coste inferior al de un descuento financiero normal. Es un servicio de gestión de pagos y no un servicio de gestión de deudas.

Dirigido a grandes empresas, que pagan a sus proveedores a crédito y acuden a él para lograr un ahorro de costes administrativos (negociación con proveedores, emisión de pagarés, etc.).

Para empresas que reúnan las siguientes características:

• Empresas que tengan diversificados a sus proveedores
• Empresas que tengan un sistema de pagos complejo
• Que deseen alargar el plazo de pago a sus proveedores, o mejorar condiciones de compra

Ventajas para la empresa:

• Mejora su imagen ante sus proveedores al estar avalados por una entidad financiera
• Evita costes de emisión de pagarés y cheques o manipulación de letras de cambio
• Evita las incidencias que se producen en las domiciliaciones de recibos
• Evita llamadas telefónicas de proveedores para informarse sobre la situación de sus facturas
• Evita el seguimiento de cuentas corrientes

Ventajas para los proveedores:

• Pueden cobrar sus facturas al contado, previo descuento de los costes financieros, eliminando el riesgo de impago
• Obtienen la concesión de una línea de crédito sin límite y sin consumir su propio crédito
• Evitan el pago de timbres

No se permiten comentarios

Artículo Anterior:

Siguiente Artículo