La Globalización: Efectos De Las Inversiones Extranjeras En La Economía Mexicana

por Val

en Empresas y Negocios

Es un hecho que la reforma estructural, el ajuste neoliberal al que se sometió a la economía de México, entre otras consecuencias, la globalización de la misma. Hoy la economía mexicana presenta una independencia (más bien dependencia) con la economía mundial, pero sobre todo con las economías desarrolladlas aun más con la de Estados Unidos. Por otra parte, lo que ocurra en México puede afectar al conjunto de la economía mundial pero en particular a Estados Unidos.

La economía mundial afecta a México por las características del modelo económico que se puso en marcha. Para este modelo las exportaciones son el motor de la economía y el capital extranjero es el verdadero soporte de la inversión. Simultáneamente, los organismos internacionales, los créditos concedidos y las opiniones que se vierten sobre la economía del país, a veces determinan, a veces condicionan, la política económica y el comportamiento del capital extranjero hacia México. Las opiniones externas no se refieren solamente a la economía, sino también a la política y ambas influyen en las expectativas.

México tiene a su vez capacidad de afectar a la economía internacional cuando menos por dos rezones: primero por su fuerte endeudamiento internacional; dado esto, su insolvencia (que estuvo al borde de ocurrir a inicios de 1995) golpearía rudamente en términos reales, pero especialmente en función de las expectativas, al sector financiero de Estados Unidos y de otros países. En segundo término, México ha sido presentando y el mismo se ha ofrecido, como una suerte de paradigma de lo que las economías deben hacer para poder ser exitosas en la globalización.

La crisis de la devaluación mexicana tuvo un impacto rápido e intenso que golpeó, entre otras, a las economías, Argentina, Perú, Brasil, Venezuela y Chile. La continuación de la crisis habría afectado a otras economías desarrolladas. Dado ese riesgo, el gobierno de Estados Unidos y los organismos financieros internacionales se empeñaron en una operación de salvamento no solo de la economía mexicana (también su política), sino especialmente de los inversionistas extranjeros. La devaluación del peso ha sido un golpe, el cual ha sido inevitable.

La economía mexicana es muy dependiente de las importaciones para la producción y el consumo. La dependencia productiva se refiere básicamente a la producción industrial de exportación; por tanto, el incremento de las exportaciones de este tipo no la resuelve, sino la amplían.

Desde algunos años se inicio la formación de economías de exportación. Esta dinámica de las economías de exportación, sumada a la mayor apertura, está permitiendo que puedan caer los niveles de vida promedio en algunos países, al tiempo que eleva su comercio externo, su producto y aun la productividad.

Otro elemento que contribuye al gran incremento del comercio es la inversión extranjera; el movimiento internacional de capitales cuadriplica el crecimiento del producto, y duplico el del comercio. Ese flujo de capitales, en forma de inversión, fortalece la producción exportadora y en forma de financiamiento, permite equilibrar las balanzas comerciales y las cuentas corrientes desequilibradas (deficitarias). Existen tres formas reconocidas por la legislación mexicana por medio de las cuales se pueden llevar a cabo proyectos se inversión: A través del establecimiento de una persona extranjera en el territorio de la República Mexicana, que puede adoptar dos modalidades: Como sucursal u oficina de representación con ingresos. Estas son personas legalmente constituidas en el extranjero y reconocidas jurídicamente en México.

No se permiten comentarios

Artículo Anterior:

Siguiente Artículo