Causas Y Efectos En La Economía

por admin

en Economía,Finanzas

La reducción de las presiones devaluatorias permite hacer menos atractivo el ahorro en pesos, lo cual hace posible la reducción en las tasas de interés, comenzando por las pasivas, de las cuales la más conspicua es la de los Cetes a 28 días.

En materia de mercados financieros, lo que va del año se puede dividir, claramente, en dos etapas: la primera, del 1 de enero al 20 de marzo; la segunda, del 21 de marzo a la fecha. Durante la primera etapa la evolución de los mercados financieros fue negativa: el mercado bursátil perdió, el tipo de cambio peso – dólar se devaluó, y las tasas de interés aumentaron. A lo largo de la segunda la tendencia cambió: la bolsa de valores ganó, el peso se revaluó frente al dólar, y las tasas de interés bajaron. En estos días los mercados financieros han obtenido los mejores resultados del año: la bolsa de valores está en sus máximos, el tipo de cambio y las tasas de interés en sus mínimos.

¿Qué explica el cambio de tendencia en los mercados financieros? Lo primero que hay que tener en cuenta es que fue el 20 de marzo cuando la Comisión de Cambios anunció que, a partir del 2 de mayo, reduciría la acumulación de dólares por parte del Banco de México, con el fin de reducir las presiones devaluatorias sobre el tipo de cambio peso – dólar: entre el 1 de enero y el 5 de marzo el precio de la divisa estadounidense aumentó de 10.40 a 11.22 pesos, lo cual implicó una devaluación del 7.9%. Bastó el mentado anuncio para que la tendencia de los mercados financieros cambiara, comenzando por el tipo de cambio, que a partir de entonces empezó a revaluarse. ¿Por qué?

El anuncio de la intención de reducir la acumulación de dólares por parte del banco central, con el fin, implícito, de reducir las presiones devaluatorias, dio como resultado, antes de que se iniciara la menor acumulación de reservas, la recuperación del peso frente al dólar: el tipo de cambio pasó, de los 10.83 pesos, el 20 de marzo, a los 10.27, el 30 de abril, el día anterior a la puesta en marcha de la reducción en la acumulación de reservas. El simple anuncio de la medida generó el efecto que su puesta en marcha debe ocasionar: la recuperación del tipo de cambio.

A su vez, la baja en el tipo de cambio hizo posible la reducción en la tasa de interés: Cetes a 28 días pasó, de 9.70%, el 11 de marzo, a 5.82%, el pasado 6 de abril. ¿Por qué? Porque la reducción de las presiones devaluatorias permite hacer menos atractivo el ahorro en pesos, lo cual hace posible la reducción en las tasas de interés, comenzando por las pasivas, de las cuales la más conspicua es la de los Cetes a 28 días.

A su vez, la revaluación del tipo de cambio, combinada con la baja en las tasas de interés, incentiva la recuperación de los precios de las acciones, que, ante la pérdida de atractivo del dólar (y ante la expectativa de que su precio baje más), y ante la también pérdida de atractivo de la tasa de interés (y ante la expectativa de que bajen todavía más), recuperan atractivo, tanto a los ojos de los inversionistas, como a la vista de los especuladores.

Así las cosas, el cambio en la tendencia de los mercados financieros, a partir del 22 de marzo, se explica, en muy buena medida, por el anuncio de la Comisión de Cambios, de su intención de reducir, a partir del 2 de mayo, la acumulación de dólares por parte del Banco de México, intención de reducir la acumulación de dólares que tienen como objetivo inmediato reducir las presiones devaluatorias, lo cual trae como consecuencia, la baja en las tasas de interés y el aumento en los precios de las acciones.

No se permiten comentarios

Artículo Anterior:

Siguiente Artículo